Nociones sobre confort térmico y calor

La Energía térmica o el Calor se transfiere espontáneamente de un cuerpo mas caliente a un cuerpo mas frío en una constante búsqueda de equilibrio térmico. Esta transferencia se efectúa de diferentes maneras y lo que nos interesa es buscar la forma que nos ofrezca el mejor confort térmico.

Los diferentes modos de transferencia térmica son:

INDUCCION:

Es la forma de transferencia mas perceptible,que ocurre entre dos cuerpos solidos o en entre diferentes partes del mismo cuerpo solido,sin desplazamiento de materia. Como ejemplo podríamos poner una cacerola puesta al fuego o una barra de hierro en una hoguera. La velocidad de esta transferencia de calor dependerá del material,de su densidad y su composición. Cuando hace frío es muy agradable apoyarse en una masa caliente y notar esta transferencia de calor. Con una estufa de inercia esto resulta muy sencillo porque su temperatura exterior permite el contacto directo.

CONVECCION:

La convección se produce dentro de un fluido,aire o agua,el cual es calentado localmente. Este se dilata,se aligera y se eleva hasta un punto mas alejado del foco de calor en donde se enfría,se contrae y desciende. La convección es practica porque reparte el calor naturalmente pero el inconveniente de que estratifica el fluido(arriba hace calor y abajo tenemos frío).Si el foco de calor es muy caliente,como una estufa de hierro,además se quema el polvo en el aire lo que produce malestar. Además reseca mucho el aire en movimiento. Si esta convección es originada por una estufa de inercia,con su relativamente baja temperatura exterior estas desventajas quedan muy aminoradas.

RADIACION:

Es un flujo de energía en forma de ondas electromagnéticas(en una estufa de inercia seria de ondas infrarrojas).Se hace notar sobre todo cuando hay un contacto cara a cara entre los dos cuerpos,como por ejemplo ocurre cuando en un día frío y el sol nos da directamente. No hay contacto ni desplazamiento de materia pero existe un desplazamiento de energía instantáneo. Es la sensación que tenemos cuando estamos frente a  las llamas de una hoguera,independientemente de la temperatura del aire que nos rodea. Calienta antes los materiales mas densos,lo cual en nuestro cuerpo serian los huesos.

En una estufa de inercia la transferencia de calor ocurre mayoritariamente en forma de radiación,aunque también ocurre una pequeña corriente de convección que ayuda a repartir mejor el calor pero sin los inconvenientes de resecar el aire ni quemar el polvo y generar iones positivos(dañinos para la salud).

 La sensación de confort varia con la humedad,así que disponer de una adaptada a nuestro metabolismo es esencial. Esta humedad relativa varia entre el 40% y el 65%.Si el aire se reseca en exceso la sensación de confort disminuye. Además es muy importante evitar excesivas diferencias entre una pared excesivamente fría y una fuente de calor  que caliente el aire de una manera muy caliente. Las estufas de inercia al mantener mejor la humedad relativa del aire y evitar esa molesta sensación de tener la cabeza caliente y los pies fríos se adapta mejor al metabolismo de nuestros cuerpos de una manera natural,con lo que necesitamos menos temperatura para tener la misma sensación de confort térmico.

Cuando encendemos una estufa de inercia,por ejemplo a las 8 de la mañana,tendremos una combustión que puede durar poco mas de una hora,sobre todo tiendo en cuenta que las entradas de aire alimentan un fuego fuerte y alegre. Al cabo de horas el calor originado por esta combustión empieza a llegar al exterior de la estufa la cual empieza a radiar calor. Este proceso dura de 2 a 6 horas. Este calor por radiación calienta toda la casa de una manera uniforme a todos los cuerpos solidos. A partir de las 6 horas después de haber encendido el fuego existe una temperatura uniforme entre las paredes y el aire,sin diferencias apreciables. Después de 8 o 10 horas  de haber encendido el fuego,y a pesar que la estufa empieza a enfriarse aun tenemos una buena sensación térmica de confort debido a la estabilidad de temperatura que hay en toda la habitación o en toda la casa. Así es como,incluso en climas muy fríos con un par de veces que se encienda la estufa la temperatura y la sensación de confort se mantienen constantes.

Personalmente,teniendo la costumbre de hacer una sola combustión a las 5 de la tarde,disfrutar de su máximo rendimiento a la hora de la cena y poderme levantar a las 8 de la mañana con una agradable temperatura de 18 grados, una estufa todavía cálida al tacto y sin tener que oír el castañeteo de mis dientes mientras me preparo un café,suelo dar una mirada agradecida a la estufa que tengo en casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *